Huele a quemado…

por barbeytus

Jueves, 18:46:33 hrs.
Ulumal, Champotón, Campeche.

El hecho de estar solo orilla a uno a ser más autosuficiente de lo que se ha sido durante toda la vida. No es ningún secreto que soy alguien que ha vivido en la casa familiar durante toda la vida hasta hace poco. De hecho, la primera aventura en solitario es Chetumal, por supuesto. No tanto por estar solo, pero mi amigo (¿qué digo mi amigo?) Dave estaba en la misma situación que yo con respecto a las labores cotidianas. Entonces, dos solteros que toda la vida han vivido con la familia y de repente se encuentran de pie ante la adversidad del exilio, se antoja una receta para el desastre.

Claro que tampoco estamos mancos ni somos tontos. Inmediatamente después de buscar donde vivir, comenzamos con el acondicionamiento básico vital para la sobrevivencia y el confort. Además, contamos con la suerte de encontrar un departamento amueblado: dos camas matrimoniales, armarios, mesa en el comedor, refrigerador, televisión y lavadora. Realmente no era para sufrir tanto, ¿verdad? Total que conseguimos lo básico para “limpieza” (usando el término lo más ampliamente posible) y alimentación.

El asunto de la comida nunca fue tanto problema, porque hacíamos prácticamente todas nuestras comidas en el hospital, y durante los días de descanso nos dedicábamos a comprar comida ya hecha. De hecho teníamos el teléfono de Benedetti’s, de Pollo Brujo y de Subway en el celular para cuando se nos antojara algo; era eso o salir a algún lugar (las Arracheras de Don José o La Botana eran los predilectos). Las contadísimas ocasiones que cociné algo (y ese sí fui yo, porque Dave y la estufa están peleados) no era algo particularmente difícil… Ni particularmente rico :S. Realmente era horrible, XD.

Ahora que realmente estoy solo, la comida se volvió práctica debido a la carencia de instrumentos tales como una licuadora. El menú está limitado a huevos en múltiples preparaciones, ensalada de atún, sándwiches y hot-dogs. Durante la mañana, cuando estamos todos acá, a veces sí compramos chuletas (si es que matan puerco) o pollo. A veces, la enfermera trae chicharrón, quesadillas o cosas así. Y como ella sabe cocinar mejor, obviamente, quedan mejor las cosas.

Aunque, realmente lo mejor es cuando alguien me o nos invita a comer. Jamás había probado venado hasta hace poco, preparado a la pibil. Puerco de monte en pi, como le dicen acá, que se prepara con cebolla, limón, hierbas y especias. Tamales torteados u horneados caseros, con su salsita de jitomate bien picosa. Menudo de res bien caliente para alivianar el calor XD. Nos han traído picadillo de res, pollo de patio con verduras, caldo de pollo, pescado, etcétera… Otro rollo, realmente. Muy rico, ciertamente.

Mientras, mañana me voy a aventar a cocinar pollo a la naranja con verdura, a ver que tal sale. Falta contar las historias de aseo y lavandería. Próximamente.

Barbeytus cook…

About these ads